La avena es uno de los alimentos más utilizados en el mundo, sin embargo, es un cereal muy noble que aun quienes no resultan grandes deportistas podemos sumar a la dieta. A continuación, les dejamos cuatro razones científicamente probadas para consumir avena:

  • Ayuda a reducir el colesterol en sangre y por lo tanto, contribuye a prevenir dislipemias, por su contenido en fibra soluble y fitoesteroles
  • Ofrece potentes antioxidantes como compuestos fenólicos, vitamina E, ácido fítico y flavonoides, todos compuestos que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y cuidan la salud, además de ser de utilidad en el tratamiento de la diabetes.
  • Favorece la saciedad y reduce el apetito al producir sensación de plenitud, ayudando a controlar lo que comemos en ingestas posteriores a su consumo . Esto, puede ser gran utilidad en dietas para perder peso.
  • Es una buena fuente de nutrientes de origen vegetal, sobre todo, fibra, proteínas y aceites vegetales, así como también, vitaminas del complejo B, vitamina E, potasio, magnesio, fósforo y selenio, entre otros.

Además de estas cuatro razones científicamente probadas para consumir avena, no podemos dejar de recordar su versatilidad y utilidad en la cocina, pues con avena podemos elaborar platos dulces y salados, fríos o calientes para incorporar a nuestra dieta y obtener todos sus beneficios.