Murió en 1973 en Santiago  de Chile;  la causa de muerte según  el  -certificado de defunción- emitido por la clínica Santa María de Santiago fue un cáncer de próstata que hizo metástasis hasta matar al poeta.  Mientras este golpe sacudía la cultura universal;  el general Augusto Pinochet  también daba un golpe pero  de Estado a  Chile. La historia creé que este motivo aceleró la muerte de Neruda.

Sin embargo, el chófer de Pablo en aquel tiempo, Manuel Araya, y el periodista compatriota del poeta Francisco Marín se han unido para esclarecer los supuestos motivos de esta muerte. Ninguno de los dos cree  las versiones oficiales. Dicen estar seguros de que Pablo Neruda fue asesinado mediante una inyección, dos días antes de exiliarse en México.

“A Neruda le colocaron una inyección el día 23 de septiembre a las cuatro de la tarde y de ahí se puso rojo y murió cinco horas después”, comenta a ELMUNDO.es el chofer del poeta, que a los 26 años tomó el cargo de cuidarlo.  “El 14 de septiembre asaltaron su casa, primero los militares y después la marina. Se llevaron muchas cosas que tenía  importantes, las  había traído del extranjero. Nadie podía decir nada, todos teníamos que callar. Yo creía que Neruda era intocable, por ser Premio Nobel y por ser diplomático, pero de eso nada”.

Casi cuarenta años después el chofer de Neruda  culpa a Matilde Urrutia (entonces esposa de Neruda) por callar que a Pablo  le hizo mal la inyección que le aplicaron, haberse marchado a Venezuela inmediatamente después del suceso y  regresar  a Chile seis meses después  para instalarse en el hotel Crillón. Con dos lujosos cuartos para la señora -incluyendo sala de visitas- en fin, era tratada como una reina.

Ahora, un grupo de 12 expertos, conformado por arqueólogos, antropólogos, un fotógrafo forense, médicos toxicólogos y un amplio equipo de observadores internacionales, decidirá si el Premio Nobel de Literatura murió como consecuencia del cáncer o, por el contrario, fue envenenado por una inyección letal.

Todo con el fin de descubrir si la hemipélvis de Pablo desarrolló o no una metástasis. Si los estudios que se realicen no encuentran señales de este desarrollo del cáncer, la pelea de estos dos conspiradores de las versiones oficiales del gobierno Chileno puede  esclarecer la muerte del nobel de Literatura. (Con información del Mundo España).