Las personas que beben mucho café podrían tener un riesgo más bajo de desarrollar esclerosis múltiple (EM), sugiere un nuevo estudio de gran tamaño.

Los investigadores encontraron que entre más de 6,700 adultos, los que bebían unas seis tazas de café al día tenían casi un tercio menos de probabilidades de desarrollar EM que los que no bebían café.

Y factores como la edad, la educación y los niveles de ingresos, o los hábitos de consumo de tabaco y alcohol de las personas no explicaron el vínculo.

Pero los expertos enfatizaron que los hallazgos no prueban que el café, o las grandes dosis de cafeína, combatan a la EM.

Y nadie sugiere que la gente beba más café para protegerse de la enfermedad, dijo la investigadora líder Anna Hedstrom, del Instituto Karolinska en Estocolmo, Suecia.

Apuntó que los hallazgos sí amplían las evidencias de que el café “podría tener efectos beneficiosos para nuestra salud”, pero que no hay forma de realizar recomendaciones específicas.