Uno sabe que ha llegado el verano cuando Pixar, el vanguardista estudio de animación adquirido por Disney hace unos años, lanza un nuevo hit con personajes entrañables llamado a batir récords de taquilla.

“Brave”, no defraudó en su fin de semana inaugural, en el que encabezó el ranking norteamericano cosechando 66,7 millones de dólares. Pero el verdadero hito de este verano es que, por primera vez en la historia de Pixar, la protagonista es una mujer. Y se parece lo mismo a sus predecesoras de Disney -Blancanieves, Ariel o la Cenicienta- como Simba a Bambi.

La indomable princesa escocesa Merida está lejos de parecerse a las sufridas doncellas a la espera de que un encantador príncipe transforme sus vidas. Más bien es bastante masculina y se empeña en controlar su propio destino enfrentándose a su madre, su padre y todo en lo que cree su cultura tradicional.

La trama de “Brave” gira en torno a la difícil relación de Merida con su madre, la reina, en una reinvención de las clásicas dinámicas padre-hijo de Disney, como en “Bambi” o “El rey león”. Eso sí, siendo una película Disney, llega acompañada de todo un tanque de merchandising que incluye el obligatorio vestido de princesa para las fans más pequeñas.

Aunque probablemente pocos padres quieran que sus impresionables retoños sigan las influencias de Merida. Sin que haya avanzado mucho el filme, la princesa rasga su vestido para empuñar mejor su arco. Y después, en un arranque de cólera, lanza un hechizo sobre su madre que deja a la reina en una situación extremadamente incómoda.

El previsible final convierte a “Brave” en lo que el crítico Andrew O’Hehir de Salon.com considera una “fantasía feminista de Pixar”. Sin embargo, lo sorprendente es que Disney haya tardado tanto en llevar a la gran pantalla una heroína viable, cuando actrices como Angelina Jolie, Uma Thurman o Zoe Saldana dejaron claro hace tiempo que las mujeres pueden pegar fuerte, salvar el mundo y ser guapísimas al mismo tiempo.

Además, en el mundo real las mujeres son extremadamente poderosas dentro del sector del entretenimiento. La reciente lista “Forbes” sobre los famosos más influyentes estaba dominada por iconos como Jennifer Lopez, Lady Gaga, Oprah Winfrey, Rihanna, Britney Spears y Kim Kardashian. Justin Bieber, Steven Spielberg y Tom Cruise fueron los únicos varones del top ten.

Pero Hollywood está plagado de películas bienintencionadas que fracasan en taquilla, y la pregunta es si “Brave” podrá emular el increíble éxito de sus predecesoras masculinas, como “Toy Story”, “Wall-E”, “Monsters Inc”, “Cars” o “Ratatuille”. En este punto, los críticos se encuentran divididos.

“Inundada de corazón, colorido vibrante y emotiva aventura, y con una protagonista absolutamente nueva que añadir al canon Disney, la ‘Brave’ de Pixar es una maravillosa y única versión de las clásicas historias de princesas”, celebró Justin Craig, de Fox News.

Sin embargo, para el crítico de Salon.com, O’Hehir, las buenas intenciones de la cinta “no salvan una historia pobre y revirada”, con personajes “deplorablemente poco madurados y un final feliz descuidado incluso para los estándares Disney”. Aunque de momento, a juzgar por las buenas cifras del fin de semana de su estreno parece que el público no piensa lo mismo.

Vía: Google Noticias