Los 300 Mbps de conexión por fibra óptica que ofrece Verizon en su paquete hogareño FiOS Quantum, considerada la conexión más rápida del mundo disponible, quedarán como un miserable modem de 56 Kbps frente a los 2.5 Terabytes por segundo que lograron transmitir en forma inalámbrica unos científicos en California.

Con esta velocidad, para transmitir siete películas completas en formato Blu-ray se necesitaría un segundo de tiempo (ya imagino ansiosos comprando pelotitas antiestrés por la espera).

Este logro fue conseguido por un equipo de investigadores estadounidenses e israelíes en el laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en la Universidad de California Sur. Utilizando ondas electromagnéticas torcidas hacia su vórtice, lograron meter muchos más datos en una única corriente de señales.

Este equipo logró torcer ocho corrientes de datos para ser transmitidas en simultáneo, cada una con una capacidad de 300Gbps, logrando así el récord de transmisión de 2.5Tbps.

La nueva técnica de transmisión fue testeada entre dos puntos a un metro de distancia y con equipos de alta tecnología, lo que implica que por el momento, tendremos que esperar a que se pueda mantener un nivel de amplificación de señal suficiente para transmitir a distancias más amplias y a través de hardware con capacidad para generar esta señal híper rápida a costos accesibles para el mercado.

Según los científicos, esta técnica, en teoría, podría utilizarse para torcer cientos y hasta miles de señales a la vez, lo que permitiría no sólo mayores velocidades sino una atención a la demanda de múltiples envíos en un sólo haz, técnica que podría resolver los problemas actuales de ancho de banda en algunos tipos de servicios de comunicación.

Vía: Fayerwayer