El día mundial de la salud mental se celebra el 10 de octubre. Las cifras disponibles muestran que, en las Américas, la mayoría de los niños que necesitan atención de salud mental no reciben el tratamiento necesario. Desde una perspectiva financiera, está claro que el tratamiento temprano de niños y adolescentes puede reducir los costos de la atención en años posteriores así como también los costos sociales, por los comportamientos antisociales que pueden ser resultado del fracaso del tratamiento en la temprana.

despair-513529_1280

Además, el suicidio en los jóvenes es un problema de salud mental generalizado y es la tercera causa de muerte entre los adolescentes en todo el mundo, según esta investigación. El abuso de sustancias en adolescentes también es un problema mundial. La Organización Panamericana de la Salud – OPS está trabajando con los países para elaborar programas especiales para niños y adolescentes. La elaboración de estrategias apropiadas que enfoquen a la salud mental de los niños, además del mejoramiento de los servicios especializados puede tener un impacto positivo muy fuerte. La OPS fue establecida en 1902 y es la organización de salud pública más antigua del mundo. Es la Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud – OMS y trabaja con los países para mejorar la salud y elevar la calidad de vida de sus habitantes.

teenager-422197_1280

El tema del “Día Mundial de la Salud Mental” de este año, observado el 10 de octubre, es la “primera ayuda psicológica”. Este día, los esfuerzos se enfocarán en apoyo psicológico pragmático básico para las personas que se encuentran en un papel de ayuda, ya sea que se trate de personal sanitario, maestros, bomberos, trabajadores comunitarios, o policías.

A pesar de su nombre, la primera ayuda psicológica cubre tanto el apoyo psicológico como social.  Así como la atención de salud general nunca consiste en solo primeros auxilios físicos, del mismo modo ningún sistema de salud mental debe consistir en solo la Primera Ayuda Psicológica.  En efecto, invertir en la primera ayuda psicológica forma parte de un esfuerzo a más largo plazo para conseguir que alguien con una angustia muy aguda debida a una crisis pueda recibir apoyo básico, y que aquellos que necesiten más que la primera ayuda psicológica reciban un apoyo adicional avanzado por parte de salud, salud mental y servicios sociales.

Con información de la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud.