Mucha gente no puede imaginar pasar un día sin pasar por la ducha, pero no es el caso de Kailash Singh, un hombre hindú padre de siete hijas, quien no ha tomado un baño desde hace más de 38 años, por lo que fue calificado como el hombre más sucio del mundo.

El hombre de 65 años dice que tomó esa determinación desde 1974, poco después de haber contraído matrimonio, esperando que esa polémica decisión le ayude a tener un hijo. Según el propio Singh, un sacerdote le garantizó que tendría un descendiente si no se lavaba ni cortaba el cabello.

Hoy, luego de 38 años, continúa sin darse una ducha, además Kailash todavía no pierde las esperanzas de tener un solo hijo varón, aunque ya es padre de seis mujeres. Al mismo tiempo su esposa ya tiene 60 años y biológicamente es poco probable que pueda quedar embarazada.

Aunque otros señalan que por el mal olor que emana su cuerpo, dudan que la mujer tome interés por acercarse para mantener una intimidad.

Pero Kailash continúa creyendo que la profecía del sacerdote se cumplirá de tener un hijo varón, por lo que cumple esa promesa de no bañarse y consecuentemente acumular tanta cantidad de mugre.