Cuando Benedicto XVI apareció por primera vez en el balcón de la Basílica de San Pedro como nuevo Pontífice destacó la figura de Juan Pablo II y se mostró sorprendido de haber sido elegido como su sucesor. Tan sólo “un simple y humilde trabajador de la viña del Señor” se declaraba entonces.

Como Papa, Ratizinger enfrentó problemas de la Iglesia: Los abusos sexuales y la reforma del Banco Vaticano. También se actualizó con la post-modernidad al inaugurar, el pasado mes de diciembre, su primera cuenta oficial en la red social Twitter – @Pontifex- la cual tenía un objetivo “dar mayor alcance al mensaje evangélico”.

Por otro lado, -el adiós-se atribuye a el caso de los llamados “Veatileaks”, el  perdón a su ex mayordomo Paolo Gabriele; en un 2013 que gira en torno a la Jornada  Mundial de la Juventud en Río de Janeiro,  justo en medio del Año de la Fe. Aún con todo esto, se le podrá recordar también por  su aportación intelectual.

A lo largo de su vida  ha escrito numerosos libros aunque dos de sus obras más recordadas serán la trilogía sobre Jesús de Nazaret, en la que aportó datos destacados sobre la vida de Cristo, o el texto autobiográfico “Mi vida”. A lo largo de su trayectoria, ha compaginado la escritura con la docencia, sobre todo en el ámbito de la filosofía y la teología. También, cuenta con tres encíclicas de las cuales la más recordadas “Caritas in Veritate” en la que aborda los temas del desarrollo de los pueblos y de las desigualdades sociales en el marco del principio de la crisis económica.

 El mundo entero  destaca  la figura del Pontífice tras conocer la noticia, calificada de “sorprendente” por los obispos de varios países incluyendo el nuestro quienes  afirmaron sentirse “afectados” y “como huérfanos”, al mismo tiempo que mostraban su respeto por la voluntad y agradecen su  servicio.

El cardenal Ratzinger, conocido como “guardián de la fe” por su condición de prefecto para esta Congregación, fue elegido como sucesor de Juan Pablo II el 19 de abril de 2005, cuando, según ha declarado él posteriormente, ya  “esperaba retirarse pacíficamente”. El viernes es el dia. (Con información del mundo España).