El nombre oficial del nuevo Papa es Francisco, sin número romano, aclaró el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi. Así también aparece en el sitio oficial de la Santa Sede y en su cuenta de Twitter @Pontifex_es.  “Habemus Papam Franciscum”, escribe el Vaticano en línea, tanto en el sitio como en el perfil de la red social.  Aunque también la Santa Sede  se equivocó al nombrarlo también  Francisco I en su cuenta oficial por lo que Lombardi corrigió. ¿Pero quién es este Papa?

Nació en Buenos Aires el 17 de diciembre de 1936. En un hogar de clase media. Había quedado en segundo lugar, detrás de Joseph Ratzinger en el cónclave del 2005. Fue hasta hoy  el arzobispo primado de Buenos Aires, y tal vez el mayor opositor al gobierno de Néstor y Cristina Kirchner, con quien tuvo diversos conflictos

Además se graduó en teología en la Facultad de San Miguel e ingresó a la orden de los jesuitas en 1969. Astuto, bastante sencillo y de carisma parecido al de Juan Pablo I. Con una sólida formación política y teológica, quien siempre buscó pasar como uno más dentro de la Iglesia argentina.

Los  progenitores  de Jorge Mario  Bergoglio: Mario y Regina, eran italianos; él era un obrero ferroviario y su madre un ama de casa, quienes  siempre le inculcaron los valores cristianos. Los fieles argentinos no se sorprendían de verlo andar en el metro y como un aficionado a su equipo de futbol favorito el San Lorenzo de Almagro. Desde sus amigos hasta sus mozos lo recuerdan como un hombre sencillo, serio pero algo carismático.

En los últimos años tuvo a su cargo la renovación de la Iglesia. Gracias a su formación política ayudó a articular una Iglesia mucho más abierta, ya que tradicionalmente la argentina ha sido una Iglesia siempre en manos del ala conservadora.  Por otro lado sus homilías de los últimos años han estado marcadas por una fuerte crítica a la corrupción política y un fuerte contenido social, aunque siempre se opuso al matrimonio igualitario y al cambio de sexo.

Los siempre críticos de la Iglesia Universal o católica aseguran que Bergoglio, quien también padece un problema pulmonar que en un principio lo tuvo alejado de  los pronósticos previos al cónclave. Es un hábil negociante y un excelente comunicador aunque no se lleva muy bien con la prensa. Aunque con estas herramientas, después de los VatiLeaks  es lo que necesitaba la iglesia para poder asegurar un orden interno.

En sus primeras palabras en la Plaza de San Pedro, el  Papa Francisco  dijo: “parece que los cardenales han ido a buscar al nuevo Pontífice al fin del mundo”. Bergloglio, visiblemente emocionado  ingresó hoy en la historia no sólo como el primer Papa latinoamericano, sino como el primer jesuita. Además de argentino es el número 266 en llegar a la silla papal.