Hace tiempo que me he “autonombrado” como un intolerante en cuestiones musicales; me defino como una persona que difícilmente soporta escuchar más de 00:05 segundos de un track de música de la banda “Arrolladora”, Ricardo Arjona o incluso de Austin Mahone.

Hay ocasiones en que he pensado que se debe a la edad, o sea que estoy envejeciendo madurando, que me convierto en un ser amargado o hasta que debe ser por alguna conspiración de los reptilianos. (Leer teorías de conspiración).

Uno puede entender que las estructuras sociales se transforman y por supuesto la idiosincrasia o la forma de ver el mundo lo hace también. El gran sistema económico-social se mueve, eso hace que por un simple hecho de correlación las modas cambien y al final eso se nota en la música.

La realidad es que en el cambio de generación, nosotros los millenials (los que nacimos entre 1976 y 1990) nos hemos llevado con nosotros la postura idealista, revolucionaria, pseudointelectual (hipsteriosa), esnobista y sumamente optimista #YOLO (You Only Live Once).

Y le hemos dado paso a un nuevo linaje.

“Actualmente los jóvenes de entre 5 y 20 años de edad presentan muchas características totalmente opuestas a los millenials en cuanto al estilo de vida, motivaciones, estéticas, ideología y formas de comunicación.

Un aprendizaje innato de superar niveles gracias a los videojuegos, aprenden a ir paso a paso y celebrar la satisfacción del logro: son reactivos y achievers.” FORBES

En fin, sin querer realizar un análisis “sociológico” considero que a esta nueva generación deberíamos advertirles que están dejando morir a un género musical que tanto nos ha aportado a miles y miles de personas. Así que muchachos, amigos y lectores, para los que no lo conocen.

Les presento al señor Rock.

  • Intentaba generar unidad: ¡No importaba el idioma! Al escucharlo era fácil darse cuenta que no estábamos solos, que había alguien que pensaba igual, que perseguía lo mismo, que habían sentimientos y causas comunes…Entonces explotaban estadios.

(Aquí les ofrezco a Metallica, en sus inicios era la voz reprimida de los jóvenes.)

 

  • Explotaba el sentimiento revolucionario: En la adolescencia, cuando nos sentíamos perdidos, cuando buscábamos ideales que apoyen ese sentimiento de rebeldía propio de la edad, encontrábamos en el Rock esos referentes que necesitábamos.

(Aquellos que no los conocen, pueden escuchar a “su siniestra majestad” Ozzy Osbourne y su banda Black Sabbath, quienes buscaban ser distintos; no importaba ser raros o ser vistos como bichos, la idea era ser diferente.)

  • Un discurso honesto, siempre tenían algo que decir: Así estuvieras deprimido, enamorado, decepcionado, loco o lo que fuera, en la música y en el Rock había poetas que te identificaban, con letras tan diversas como los sentimientos, pero profundas, elaboradas y metafóricas.

(Sugiero escuchar a Peral Jam, lo mismo te hace llorar que rockear con todas tus fuerzas.)

  • Talento real, y no plástico prefabricado: Seguramente había sus excepciones, pero la gran mayoría de los “artistas” eran autodidactas, con ganas de trascender, de hacer algo distinto.

(Aquí no hay más, que decir un solo nombre…Jimi Hendrix)

  • Y lo más importante, había Pasión: No importaba de qué clase social venían, qué estudios tenían, esta gente sólo con pasión alimentaba el talento que tenía y el objetivo era hacer un buen producto, original.

Si en algún momento podríamos compararle con una receta de cocina, imaginen meter todos esos ingredientes en una licuadora y seguramente obtendríamos excelentes bandas como:

  • Led Zepellin
  • The Doors
  • The Ramones
  • AC/DC
  • Pink Floyd
  • Radiohead
  • Nirvana
  • Red Hot Chili Peppers
  • The Cure
  • Metallica
  • Guns & Roses
  • Iron Maden
  • Black Sabath

Y la lista puede seguir, así que háganse un gran favor y escúchenlos.

La gran confusión de hoy en día es que “Masivo” es sinónimo de “Bueno”, nos encaminamos a una mente mucho más colectiva, que se centra en el “qué” y se olvida del “cómo”

Un simple ejemplo, hace años era común comprar un cd o vinilo, admirar su arte, escuchar track por track y compartirlo con los demás.

Ahora, lo que vale es el simple hecho de comprarlo en “itunes” ¿Y ya? Antes la música era un acto social, de convivencia y ahora, pues ahora es algo tan simple como tú, tus audífonos y tu mundo.

Al final, no quiero decir que el rock sea el único o el mejor género musical, hay más mucho más y que cada quien se forje su criterio. La música va más allá de lo que sale en MTV o Telehit, eso está ahí porque te lo quieren vender, es un producto más y lo peor es que te están convenciendo.


 

Tú opinión vale para nosotros,

cuéntanos ¿qué opinas?

[poll id=”3″]