Científicos estadounidenses han encontrado contaminación radioactiva causada por el desastre de Fukushima en atunes que emigraron desde las aguas de Japón a la costa de California.

Los niveles están por debajo del límite legal y por tanto es sano comer los pescados, pero los expertos señalaron que se han sorprendido por su descubrimiento.

Niveles de radioactividad similares han sido encontrados en peces más pequeños y en plancton, pero los científicos esperaban que los enormes atunes japoneses metabolizaran la radioactividad y se desprendieran durante su travesía por el Pacífico.

Valoraron su hallazgo como una prueba de que lo que ocurre en una parte del mundo puede afectar a ecosistemas a miles de kilómetros de distancia.