Un hombre que iba a ser desalojado en la ciudad alemana de Karlsruhe mató a cuatro personas y luego se suicidó, tras haber tomado a varios rehenes durante la ejecución de una orden de desahucio, informó la policía.

El hombre, que iba a ser desalojado del departamento que habitaba mediante una orden de desahucio, dejó entrar al funcionario ejecutor de la orden judicial, a un cerrajero, al nuevo inquilino de la vivienda y a una mujer, a quienes mantuvo varias horas como rehenes.

Según la policía, el hombre habría planeado los asesinatos que llevó a cabo con una de las varias pistolas que tenía en su poder, ya que contaba con licencia de cazador.

La policía afirmó que sólo pudo huir un trabajador social que acompañaba al ejecutor del desahucio.

Un comando especial de la policía alemana entrenado para esos casos irrumpió en el departamento, pero todos ya estaban muertos.

En la vivienda la policía encontró dos rifles, dos pistolas y una granada de mano.

El sujeto poseía suficiente munición para librar una batalla con los miembros del comando especial de la policía cuando intentaran entrar por él en el departamento, indicó la policía.

Vía: Google Noticias