Christopher Chaney, de 35 años, oriundo de Jacksonville, Florida, admitió nueve cargos, incluyendo el acceso no autorizado a una computadora y escuchas telefónicas.

Los fiscales dijeron que Chaney había accedido a los correos electrónicos de más de 50 celebridades.

Se le ordenó permanecer bajo custodia hasta la sentencia el 23 de julio, donde podría enfrentar hasta 60 años de prisión.

En virtud de un acuerdo con el fiscal, el hacker también podría pagar una multa de hasta US$2,2 millones y una indemnización a sus víctimas que podría ascender a los US$400.000.

Chaney, quien inicialmente se declaró inocente de los cargos, fue detenido en octubre de 2011 como parte de una investigación del FBI que las autoridades denominaron “Operación Hackerazzi”.

Información de BBC