Para el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD) es lamentable el “veto” del Poder Ejecutivo a la Ley General de Víctimas ya que considera que se desatienden los costos de toda índole por la estrategia de seguridad en México; por lo que calificó que “ello es una burla al dolor y demanda de las víctimas”.

En conferencia de prensa, el dirigente del MPJD, Javier Sicilia y el expresidente de la Comisión de Derechos Humanos de Distrito Federal, Emilio Álvarez Icaza, externaron su desacuerdo por la decisión del Poder Ejecutivo, que en el marco de sus facultades, no promovió la Ley de Víctimas pero sí intenta vetarla, por lo que señalaron que ello es indignante.

El veto a la LGV es un reflejo más de la negación a reconocer la emergencia nacional que vive México, con los dramáticos costos humanos, sociales y de toda índole causados por la fracasada estrategia de seguridad instrumentada por la actual administración.

El poeta sostuvo que mientras no se destinan recursos para atender a las víctimas de la violencia generada por la lucha contra la delincuencia organizada, sí se utilizaron 25 mil millones de pesos para el proceso electoral.

De ahí que resaltó: “no nos oponemos a que se mejoren las leyes, pero se debe de hacer en el marco y con los instrumentos de la ley y en los tiempos marcados”.

La Ley General de Víctimas fue aprobada desde el pasado 30 de abril, sin embargo, de los plazos legales fue devuelta al Congreso de la Unión con observaciones por el jefe del ejecutivo.

El movimiento confirmó su voluntad de diálogo de construcción de la paz y de una política pública de Estado a favor de las víctimas en el marco de un Estado Democrático de Derecho “y nuestra disposición de trabajar en cualquier mecanismo con ese fin”.

Es una ley que han demandado miles de víctimas de la violencia generada por la declaración de guerra al crimen organizado.

La Ley General de Víctimas (LGV) es una de las demandas centrales del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, MPJD desde el primer diálogo con el Poder Ejecutivo así como el segundo; y también planteada como urgente en los diálogos con el Poder Legislativo.

El escritor subrayó el valor de la palabra y demandó que el titular del Ejecutivo federal levante el veto a la ley, que cumpla su compromiso expresado en meses pasados ante familiares y víctimas en los encuentros del Castillo de Chapultepec.

Vía: Google Noticias