La carrera de Don Joaquín Cordero  puede recordarse a partir de ahora en 169 filmes, 33 telenovelas y otras tantas obras para radio. Todo esto   lo hizo acreedor a un Ariel y 8 de los llamados “premios telenovelas”.  De origen poblano, vino al mundo un 16 de Agosto de 1922 siendo el  penúltimo de seis hermanos.

 Desde pequeño le gustó estudiar,  incursionando en el área de humanidades, (su deseo era entrar al seminario de Tulancingo, Hidalgo). Continuó sus estudios en Estados Unidos por una beca que entonces le consiguió su madre.  Aprendió idiomas como el griego y  latín  además de la Filosofía. Luego de cinco años,  abandonó la carrera clerical para estudiar  derecho, hasta que la vida le mostró su verdadera vocación: Ser actor.

 Se inició en el cine  ganando 12 pesos diarios,  pero su galanura pronto le daría mejores papeles. Su primer trabajo fue en 1944 al aparecer en  la famosa película mexicana de piratas conocida como “El Corsario Negro” al lado de Pedro Armendáriz. Cinco años después hizo la obra de teatro “Las Huérfanas” y en 1960 brincó a la pantalla chica en la trama de “Mi amor frente al pasado” convirtiéndose en figura de los teleteatros al lado de  Manolo Fábregas y Fernando Soler.

El primer actor supo ser:  rico, villano, pobre y hasta sacerdote pues pensaba que un histrión: “No nada más es para lucirse o salir a hablar, sino que tiene que saber” ¿Por qué lo hace? ¿A dónde va? ¿Con qué fines lo está haciendo?  Y ¿Cuál es el origen de todo eso? “El maestro Cordero también amaba el canto,  grabó tres discos, el último de tangos  pero ya no lo llevo a promoción.

Fundador de la Casa de Cultura Espiral  un grupo de profesionales dedicados al teatro, cine, televisión y radio difusión al lado de su cuñada la reconocida periodista  Maxine Woodside y Omar Fierro,  quienes al iniciar este proyecto consideraban que todo lo aprendido durante una vida profesional tiene su más perfecta realización cuando éstos son transmitidos con pasión, entrega y alto nivel de exigencia a las nuevas generaciones.

Su última aparición fue en la telenovela “Fuego en la Sangre” donde discutió con Eduardo Yáñez y hasta llegó a desconocerlo al aire en un programa de televisión. Al primer actor  le sobreviven tres hijos: David, Antonio y Gabriel, a quienes procreo con esposa Alma, quien falleció en julio de 2012.  El maestro Cordero  decidió pasar sus últimos días en la “Casa del Actor”.  Hoy su vida terrenal  finalizó a causa de un paro respiratorio justo a las 2 de la tarde con siete minutos. Descanse en Paz.

Con información de Televisa Espectáculos y Casadeculturaespiral.com