Recuerdo que hace un par de meses me dirigía a mi hogar en un hermoso Mercedes de 48 Plazas (Andrei, gracias por el chiste) cuando escuche una voz muy familiar entonando un melodioso ritmo al que algunos llaman “Bachata”, días después esa misma voz volvió a distraerme al pasear por un pequeño supermercado al armonizar un tema del Divo de Juárez, –o sea Juanga– entonces me pregunté ¿Es maná?

Después de analizarlo unos momentos, llegué a la siguiente conclusión:
Rockeros, poperos e incluso esa mezcla rara que últimamente está de moda, a la que podría llamarle por sus siglas TRVPP “tribalregaetonvaqupoperpuncketo”; todos, sin falta y sin excepción hemos escuchado, cantado y hasta bailado alguna melodía de la famosa y reconocidísima banda oriunda de Guanatos –ícono del rock mexicano- Maná.
Una infaltable de nuestra generación, y de la que sigue y de la que sigue después de esa.

Como dicen en el pueblo “no hay pierde” ya sea por convicción o involuntariamente hemos sido culpables de corear que alguien está rayando el sol o que otro tiene el corazón espinado.

A mi parecer, todo ha sido resultado de rayarnos pero el disco, pues hubo un tiempo en que nos bombardeaban de Maná casi todo el día y en todo lugar.

Llámenle como gusten, señal del fin del mundo, teorías de conspiración, los masones o inclusive el peje, no sé quien; pero alguien tuvo la brillante idea de hacerle creer a millones de mexicanos que los ex “sombrero verde” eran la mata del rock mexicano.

Desafortunadamente amigos míos y como dice la canción “esas son puras mentiras” pues, en mi opinión solo estamos frente a una famosa, muy famosa pero desprestigiada banda de pop.

Y es que malos no son, eso me queda claro, si lo fueran no vivirían en Miami y mucho menos venderían tantos millones de discos bee bee.

NOTA:

  • Los discos bee bee, son aquellos que van dirigidos a la comúnmente llamada BORREGADA, para mayor información se sugiere comprar el nuevo material de OV7 o el DVD conmemorativo de Jenny Rivera (QEPD).

Es por eso y muchas cosas más que presento mis 3 motivos para no querer escuchar más sobre ellos:

1. Hace ya un par de discos –si no es que más- que no sacan nada nuevo, las melodías son muy parecidas y casi juraría que la estructura armónica es igual en la mayoría de sus canciones, ya me harté del tonito del vocalista.

2. ¡Las letras son iguales! Si leemos ente líneas se nota que ya se han aprendido la fórmula; títulos mediáticos, insulsos y hasta ridículos. Para muestra eso de “Drama y luz” con todo respeto parece novela de televisa.

3. ¡No deberían llamarse a sí mismos banda de rock! Llámenme purista, romántico o simplemente intolerante, pero la realidad es que solo un mínimo porcentaje de su música es rock, lo de Maná son baladas, bases de reggae y últimamente hasta de bachata.

Finalmente, entre que son peras y son manzanas, quiero pedir una disculpa a los miles y millones de fans de Alex, Fher, Sergio y Juan. Sin embargo, estoy seguro que si piensan que maná es rock, seguramente consideran a Moderato un fenómeno del Heavy Metal y a Ricardo Arjona como un gran poeta.

Mi recomendación sería que voltearan hacía otros “aires musicales” busquen música más sincera, con propuesta y no solo tonaditas hechas para ser repetitivas y vender vender y vender.