Oslo, la capital de Noruega se convertirá en la primera ciudad del mundo en la que los automóviles dejarán de circular y en su lugar quedaron las bicicletas.

oslo-bikes

Con el fin de disminuir significativamente la contaminación, el gobierno de Oslo, Noruega invertirá recursos en la construcción de más de 56 kilómetros de carriles para bicicletas.

El proyecto que se pondrá en marcha en 2019, afectará a más de 350 mil propietarios, pero beneficiará a los habitantes que llevarán una vida más activa, pues ahora tendrán que pedalear para transportarse de un lugar a otro.

Los beneficios a largo plazo son claros: la disminución de la contaminación, del calentamiento global y finalizar los congestionamientos viales. 

Para el 2020, Madrid también planea eliminar por completo los automóviles.