Afines de 2010, en pleno apogeo de los festejos por el bicentenario, se dio a conocer la cancelación del proyecto de creación del Museo del cine, anunciada como una de las actividades más importantes de las conmemoraciones.

Al dar a conocer la construcción del Museo del cine y videoteca digital, que formaría parte de la Cineteca Nacional, la presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Consuelo Sáizar, devela algunas de las razones por las que se decidió recuperar la idea del espacio museográfico.

“Lo que queríamos era encontrar un museo del siglo XXI, que tuviera la vocación de recuperar la memoria y de proyectarla hacia el futuro. El proyecto de Pablo (Ortiz Monasterio), siendo muy bueno, prácticamente concluyó con la exposición que se hizo para las fiestas centenarias: revisé con enorme cuidado aquel proyecto y pensé que podíamos trabajar algo mucho más enfocado hacia el futuro.

“El museo siempre estuvo ahí, como una constante; sabíamos del compromiso y de la enorme ilusión del presidente Calderón por hacerlo, y un día, cuando ya se construían las nuevas salas, ya imaginábamos el cerebro, se iniciaba la digitalización y pensábamos en la preservación, nos reunimos a platicar con Carlos Bonfil y a raíz de esa conversación decidimos retomar el museo del cine, enfocándolo al siglo XXI.”

Con un costo de 96 millones de pesos, 41 para la obra y el resto para el equipamiento tecnológico, la construcción del recinto se comenzó a realizar desde mayo pasado, pero no se había dado a conocer por la veda electoral.

El Museo del cine y videoteca digital estará dotado de áreas para exposiciones, tanto de las colecciones icónicas y documentales del acervo de la Cineteca, como de materiales provenientes de otros espacios similares en el mundo; se trata de un recinto con carácter interdisciplinario, cuya finalidad será que los espectadores conozcan y exploren las nuevas tecnologías y estéticas del lenguaje audiovisual.

El diseño del museo está a cargo de Mauricio Rocha y Gabriela Carrillo, quienes prácticamente insertaron su propuesta en el proyecto que ya venía trabajando el arquitecto Michel Rojkind para la remodelación de la Cineteca Nacional, con lo que se ofrece una superficie de exhibiciones superior a los mil 500 metros cuadrados, en cuatro pisos en forma de pirámide, en donde también se contará con una ludoteca, una sala de lectura, una tienda y una terraza.

“La idea es que el museo dinamice y amplíe la asistencia de la Cineteca Nacional y parte fundamental del presupuesto (del museo) estará ligado a los propios recursos autogenerados de la institución”, en palabras de Paula Astorga, directora de la Cineteca.

De acuerdo con Mauricio Rocha, la intención fue respetar las salas que habían sido trabajadas por su padre, Manuel Rocha, en la Cineteca, pero al mismo tiempo establecer los cambios sutiles que hicieran visibles los diferentes elementos. Se contempla que el Museo del cine y videoteca digital esté terminado al mismo tiempo que el resto del proyecto de la Cineteca Nacional, en otoño próximo.

Claves

Tendrá de todo

► El Museo del Cine, que tendrá una superficie total de 1,512 m2, presentará tres exposiciones grandes al año y diferentes muestras en sus cuatro pisos. Además de que se programarán actividades académicas y talleres infantiles.

► La Videoteca Digital contará con 25 cabinas de revisión repartidas en tres niveles con una superficie total de 286 metros cuadrados, donde se resguardará el acervo de la Cineteca, cercano a los 35 mil títulos.

► La videoteca dará cabida al Cerebro Digital de la Imagen, a través del cual los espectadores tendrán acceso a fotografías, documentos, carteles, y, por supuesto, películas del Acervo de la Cineteca Nacional.

Vía: Google Noticias