La Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos validó hoy la constitucionalidad de la pieza central de la reforma de salud del presidente Barack Obama, el llamado “mandato individual” que obliga a la población a tener seguro médico.

En una decisión 5-4 escrita por el presidente del tribunal, el magistrado John Roberts sostuvo que el mandato individual es legal bajo las prerrogativas del gobierno de imponer impuestos, aunque no bajo la cláusula de comercio constitucional

“Nuestro precedente demuestra que el Congreso tiene el poder de imponer (del mandato individual) bajo su facultad impositiva y esa sección no debe leerse más que otra cosa que un impuesto. Esto es suficiente para sostenerla”, señaló el fallo.

Roberts, designado por el ex presidente George W. Bush, se sumó así a los magistrados liberales Ruth Ginsburg, Stephen Breyer, Elena Kagan y la hispana Sonia Sotomayor para darle una victoria a Obama en lo que es visto como el mayor logro legislativo de su presidencia.

En contra de la constitucionalidad votaron los magistrados conservadores Antonin Scalia, Samuel Alito, Anthony Kennedy y el afroamericano Clarence Thomas.

La llamada Ley de Salud Asequible (ACA) –popularmente conocida como “Obamacare”- entró en vigor parcialmente en septiembre de 2010 y tiene previsto ser obligatoria para toda la población para 2014.

Si las personas se rehúsan a tener seguro médico deberán pagar multas fijas o una proporción de sus ingresos. En opinión de la Corte, las multas son legales en la medida que se interpreten como un gravamen impuesto por la rama ejecutiva.

Aquellos ciudadanos estadunidenses que no tengan ingresos suficientes para cubrir una póliza de seguro médico podrán recibir subsidio oficial.

La Suprema Corte de Justicia determinó asimismo que la expansión del programa de Medicaid –que ofrece cobertura médica a los estadunidenses de bajos ingresos- es constitucional, pero no así la intención del gobierno federal de retener pagos a los estados.

“Nada en nuestra opinión impide al Congreso ofrecer fondos bajo la ACA para expandir la disponibilidad del cuidado de salud”, señaló la opinión mayoritaria.

“Lo que el Congreso no puede hacer es penalizar a los estados que elijan no participar en el nuevo programa despojándolos de sus recursos para el Medicaid”, señaló.

Encuestas señalan que la ley “Obamacare” es más popular que cuando fue promulgada, pero la mitad de los estadunidenses sigue rechazándola por considerar que el estatuto es demasiado liberal.

Un sondeo de CNN/ORC encontró en marzo que 43 por ciento de los encuestados aprueba la legislación que dio seguro de salud a más de 30 millones de estadunidenses, un aumento de cinco puntos porcentuales en relación con el mes de noviembre anterior.

Sin embargo, un 50 por ciento de los estadunidenses mantiene su rechazo a la ley, considerada uno de los principales logros de la administración de Obama, lo que representó un decremento de seis puntos porcentuales respecto de noviembre.

En el caso del “mandato individual”, la población estadunidense está dividida: Un 47 por ciento la apoya y un 51 por ciento la rechaza, a pesar de que abrió la posibilidad de dar seguro a más de 30 millones de estadunidenses.

Se estima que unos 50 millones de estadunidenses carecen de seguro médico, equivalente a más del 16 por ciento de la población.

La mayor proporción de personas sin seguro recae en aquellos nacidos en el extranjero que no son ciudadanos, en especial los extranjeros de origen hispano, familias con ingresos menores a los 25 mil dólares anuales y jóvenes de menos de 19 años de edad.

Entre las disposiciones que entraron en vigor en 2010 figura la prohibición de la discriminación contra menores de edad con padecimientos pre-existentes, cancelación unilateral de la cobertura, limitaciones a la cobertura y garantía al derecho de apelación.

Organizaciones conservadoras, que consideran el “mandato individual” como una intromisión en la vida privada, anunciaron de inmediato que lanzarán una campaña de propaganda política para criticar el apoyo de Obama a la ACA.

Decenas de personas, unas a favor y otras en contra de la ley “Obamacare”, se congregaron desde esta mañana en las escalinatas de la Suprema Corte de Justicia, aledaña al Congreso.

Vía: Google Noticias