El mundo perdió a la tortuga gigante llamada “Solitario George”, última de la especie Chelonoidis abingdoni, que se extinguió para siempre, pese a los esfuerzos por lograr que se apareara con tortugas de otras subespecies del archipiélago.

El quelonio de más de 100 años ingresó al Libro Guinnes de los Records como el animal más solitario del mundo, aunque también pasó a ser uno de los símbolos de la lucha contra la depredación, tan difundido como el panda.

El director del Parque Nacional Galápagos (PNG), Edwin Naula, manifestó que se ejecutaron diferentes iniciativas para intentar reproducirlo, inicialmente con hembras de la especie de volcán Wolf de la isla Isabela, con quienes consiguió aparearse en el 2008 después de 15 años de convivencia; pero lamentablemente los 16 huevos que pusieron sus parejas resultaron inviables.

En el 2009 aparecieron otros cinco huevos, pero tampoco hubo proceso embrionario. También se utilizaron técnicas de inseminación artificial; se habían tomado muestras de 1 600 tortugas de la subespecie de Isabela en busca de un híbrido.

Posteriormente se colocaron en su corral hembras de la especie de la isla Española, genéticamente más cercana, pero tampoco hubo éxito. Ese fue el último harem del Solitario George antes de morir.

También fue célebre la recompensa de 10 mil dólares que se ofreció a los zoólogos de todo el planeta que encontrasen una hembra de su especie.

George el último ejemplar vivo de la subespecie de tortuga gigante de la isla Pinta, fue encontrado sin vida en su corral por su cuidador Fausto Llerena, empleado del Parque Nacional Galápagos. En la víspera no presentó síntomas que alertaran su deceso.

El cuerpo está en refrigeración a la espera de los resultados de la necropsia que determinarán la causa de su muerte.

Dato

La tortuga generó curiosidad al ser descubierta en la isla Pinta en 1972, cuando se creía que la subespecie de este lugar estaba extinta.

En Galápagos habitan entre 15 000 y 20 000 tortugas de 10 especies diferentes, junto a piqueros, iguanas, albatros y cormoranes. Actualmente, se encuentran en la lista de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) de Patrimonios Naturales en peligro, a causa de las amenazas a su ecosistema.

Vía: Google Noticias