El grupo automovilístico alemán Volkswagen ha iniciado la producción del modelo Golf en la fabrica  mexicana de Puebla, que ha recibido una inversión de 700 millones de dólares (unos 515 millones de euros al cambio actual).

El acto de inicio de la fabricación del Golf contó con la asistencia del secretario de Estado de Economía de México, Ildefonso Guajardo, del gobernador de Puebla, Rafael Moreno-Valle, y del presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, quien ratificó el compromiso de la corporación de invertir 7.000 millones de dólares en Norteamérica (5.150 millones de euros) hasta 2018.

 El primer Golf fabricado en la planta mexicana corresponde a la versión GTI. La producción se ampliará a lo largo de este año con otras versiones, como el familiar, que se comercializará en Norteamérica y Sudamérica. La factoría de Puebla, que ha ensamblado más de diez millones de automóviles en toda su historia, cuenta con una capacidad para fabricar 700 vehículos al día.

Además del Golf, la fábrica de Puebla produce las versiones coupé y cabriolet del Volkswagen Beetle, así como el Jetta. La empresa alemana produce además motores en las instalaciones de Silao desde principios de 2013, y Audi reforzará la presencia del grupo con la puesta en marcha de su propia fábrica en San José Chiapa en 2016.

Volkswagen está presente en México desde el año 1954, cuando comenzó a exportar vehículos al país norteamericano, en el que estableció una filial en 1964. La planta de Puebla entró en funcionamiento en 1967. La inversión acumulada por la multinacional en México en los últimos cincuenta años se eleva a 8.000 millones de dólares (5.880 millones de euros).